¡No, no, no, no! ¡Los testimonios no son evidencia!

[This article is also available in English. Thanks to Pensar for the Spanish translation.]

Estamos programados para responder a testimonios. Échale la culpa a la evolución. Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, solo teníamos dos formas de aprender sobre el mundo: nuestras propias observaciones y lo que otras personas nos contaban sobre sus experiencias. La recopilación de información de otros nos dio una ventaja de supervivencia. Desafortunadamente, esos testimonios pueden no ser confiables. Ahora tenemos algo mucho más confiable: la ciencia. Pero la ciencia no surge de forma natural. Tenemos que aprender a confiar en los estudios sobre las historias, y no todo el mundo aprende.

Los defensores de la medicina complementaria y alternativa (MCA) se basan en gran medida en los testimonios. Piensan que eso es todo lo que necesitan. Si las personas dicen que un tratamiento les ayudó, esa es toda la “evidencia” que necesitan o quieren. Pero los testimonios no son evidencia. Diez testimonios no son mejores que uno; mil testimonios no son mejores que diez. Los testimonios son útiles solo porque pueden indicar que un tratamiento no probado es prometedor y digno de un estudio científico formal. Los profesionales de la MCA no valoran la ciencia y, a menudo, no la comprenden. Pero son cada vez más conscientes de que otros valoran la ciencia, por lo que cada vez más están tratando de proporcionar evidencia científica. Sus esfuerzos a menudo están equivocados y son ridículos, y a menudo terminan en fracaso.

Cuando visito un sitio web de MCA, busco una pestaña de “evidencia científica”. A veces, las personas que impulsan las medicinas alternativas ni siquiera pretenden tener alguna ciencia que las apoye. Cuando lo hacen, los estudios que citan son, con demasiada frecuencia, ciencia deficiente, ciencia basura o irrelevante. A veces incluso refutan las afirmaciones que supuestamente apoyan. Lo que encuentro más perturbador es cuando una pestaña de “evidencia” lleva solo a una serie de testimonios. Saben lo convincentes que pueden ser los testimonios y no entienden por qué los testimonios no cuentan como evidencia.

¿Cómo sabemos que un testimonio no es falso? ¿Existe la persona? Si se trata de un testimonio real, ¿cómo sabemos que la persona no fue engañada por una de las muchas razones por las que las personas pueden creer erróneamente que un tratamiento les ha ayudado cuando no es así? El difunto Barry Beyerstein enumeró siete de estas razones en su artículo clásico “Por qué las terapias falsas a menudo parecen funcionar”.

  • Es posible que la enfermedad haya seguido su curso natural.
  • Muchas enfermedades son cíclicas.
  • El efecto placebo puede ser el responsable.
  • Las personas que cubren sus apuestas dan crédito a lo incorrecto.
  • El diagnóstico o pronóstico original puede haber sido incorrecto.
  • La mejora temporal del estado de ánimo se puede confundir con la cura.
  • Las necesidades psicológicas pueden distorsionar lo que las personas perciben y hacen

Hay más que estas siete. Otra fuente de error es nuestra memoria, notoriamente falible. Afortunadamente, estas trampas se pueden evitar validando el tratamiento con estudios científicos que controlen los factores de confusión como las respuestas al placebo, los efectos de cumplimiento y los errores de juicio.

Kailo es un parche analgésico basado en la ridiculización de la medicina energética. Su publicidad se jacta de los resultados de “Un estudio aprobado por el IRB”, como si “Aprobado por el IRB” significara algo especial. No, todos los estudios en humanos requieren la aprobación de una Junta de Revisión Institucional para proteger los derechos de los sujetos de investigación. No solo eso, sino que los resultados que describen sus fabricantes son solo resultados preliminares. El estudio no tiene sentido porque carecía de un grupo de control. Los participantes simplemente usaron el parche Kailo y un gran porcentaje de ellos informó que su dolor mejoró. No es de extrañar. El dolor es subjetivo y la sugerencia es poderosa: prácticamente cualquier cosa que ofrezca provocará informes de mejoría.

Ese no fue un estudio legítimo; era más como un grupo de testimonios. Los seguidores de la medicina alternativa aman los testimonios porque convencen a los clientes y son fáciles de obtener. Los vendedores ambulantes de pociones mágicas y charlatanes pueden brindar testimonios sobre sus productos.

La medicina alternativa o complementaria se trata solo de testimonios. No creo que haya forma de convencer a sus seguidores de que los testimonios no son pruebas. Si realmente “entendieran” la ciencia y la necesidad de evidencia real, ya no podrían creer en la efectividad de la MCA.

Dr. Hall is a contributing editor to both Skeptic magazine and the Skeptical Inquirer. She is a weekly contributor to the Science-Based Medicine Blog and is one of its editors. She has also contributed to Quackwatch and to a number of other respected journals and publications. She is the author of Women Aren’t Supposed to Fly: The Memoirs of a Female Flight Surgeon and co-author of the textbook, Consumer Health: A Guide to Intelligent Decisions.

Scroll to top