¿Estas gotas para leer pueden reemplazar a los anteojos?

[This article is also available in English. Thanks to Pensar for this Spanish translation.]

Vuity es un nuevo colirio que se vende bajo receta. Un artículo de Scientific American dice: “Estas gotas podrían reemplazar sus anteojos para leer”. ¿Podrían realmente? ¿Como puede ser? ¿Realmente funcionan? Más o menos, más o menos… para algunas personas… durante unas horas… tal vez. No es una panacea. El problema está en los detalles.

A medida que envejecemos, nuestros brazos se acortan. No, en realidad no, pero puede parecerlo. Las letras impresas se vuelven borrosas de cerca. Tenemos que sostener un menú a distancia para leerlo. La mayoría de nosotros eventualmente recurrimos a anteojos para leer.

Se llama presbicia. En griego: “ojos viejos”. Es una parte normal del envejecimiento. El cristalino pierde flexibilidad y tiene dificultad para enfocar los objetos cercanos, por lo que estos aparecen borrosos. Las gotas para los ojos reducen la pupila, bloqueando la luz extraña de fuentes más distantes y enfocando los objetos cercanos con mayor nitidez. El efecto es similar a lo que sucede cuando reduce la apertura de la lente de una cámara o cuando usa anteojos estenopeicos.

El fármaco de las gotas para los ojos se aprobó recientemente para esta nueva indicación, pero no es un fármaco nuevo. Es la pilocarpina, que se descubrió en 1874 y se ha utilizado durante más de un siglo para tratar el glaucoma. Hace que los músculos del ojo se contraigan y abre canales que drenan el líquido del ojo, reduciendo la presión intraocular.

Tiene varios efectos secundarios bien conocidos. Como gotas para los ojos, puede causar un dolor de cabeza leve (conocido como dolor de frente), visión borrosa temporal u oscuridad de la visión, aumento del lagrimeo, miopía temporal, hipema y desprendimiento de retina. Solo comienza a funcionar después de quince minutos y los efectos desaparecen después de unas seis horas. En condiciones de poca luz, la pupila se agranda para dejar entrar más luz; no puede hacer eso cuando se usa pilocarpina, y eso podría ser un problema para conducir de noche. Los reporteros que lo probaron para Scientific American dijeron que redujo, pero no eliminó, la borrosidad del texto en sus teléfonos, y para ellos, el efecto solo duró unas tres horas. Los testimonios en otros lugares informan que no funcionó para algunas personas, que causó una sensación de escozor, que causó enrojecimiento de los ojos y que hizo que todo se viera más oscuro. No se ha probado su seguridad durante el embarazo y no parece funcionar tan bien para las personas mayores.

En los ensayos clínicos, alrededor del 30 por ciento de los pacientes pudieron leer tres filas adicionales en una tabla optométrica sostenida con el brazo extendido. Es mucho más caro que la pilocarpina genérica que se usa para el glaucoma. El suministro de un mes cuesta entre 75 y 105 dólares, y no está cubierto por el seguro. La compañía justifica el precio más alto diciendo que cambiaron la formulación para que las gotas dolieran menos.

En resumen, estas gotas no son una panacea. Aunque pueden reducir la necesidad de anteojos para leer durante algunas horas, no eliminarán la necesidad de anteojos para leer para la mayoría de las personas. Son costosas y causan dolores de cabeza y otros efectos secundarios para muchos pacientes. La investigación está en curso y es posible que pronto haya mejores productos disponibles. Mantente al tanto.

Dr. Hall is a contributing editor to both Skeptic magazine and the Skeptical Inquirer. She is a weekly contributor to the Science-Based Medicine Blog and is one of its editors. She has also contributed to Quackwatch and to a number of other respected journals and publications. She is the author of Women Aren’t Supposed to Fly: The Memoirs of a Female Flight Surgeon and co-author of the textbook, Consumer Health: A Guide to Intelligent Decisions.

Scroll to top