Vistosos mejillones contra la artritis

[This article is also available in English. Thanks to Pensar for the Spanish translation.]

¿Qué son los mejillones de labios (o bordes) verdes? Mi imaginación evoca un episodio de Bob Esponja con una criatura parecida a una almeja con labios verdes, y no puedo evitar preguntarme qué pasaría si se aplicaran lápiz labial rojo. La imaginación puede ser divertida; pero volviendo a la realidad, los mejillones de labios verdes son un marisco que se encuentra naturalmente en Nueva Zelanda y que ahora se cultiva y se vende como suplemento dietético en forma de polvo liofilizado o extracto de lípidos. También se les conoce como Perna canaliculus, mejillón de Nueva Zelanda, mejillón de concha verde, kuku y kutai. No deben confundirse con Perna viridis, el mejillón verde asiático, que puede albergar toxinas mortales.

El interés por los mejillones de labios verdes surgió por primera vez cuando se observó que los maoríes que vivían en la costa tenían una menor prevalencia de artritis que los que vivían en el interior o los europeos. Los maoríes costeros tenían acceso a los mejillones de labios verdes y los comían con regularidad, a menudo crudos. Está bien, pero no hay razón para suponer que la tasa de artritis tenga algo que ver con este único componente de su dieta. Podría haber muchas otras explicaciones para las observaciones. No hubo ningún intento de precisar la verdadera razón, solo un salto de lógica y una prisa por el marketing. La ciencia proporcionó un fundamento cuando descubrió que los mejillones contenían sustancias químicas que podrían ayudar a disminuir la hinchazón y podrían tener propiedades antiinflamatorias.

Veo un par de problemas con esta línea de pensamiento. En primer lugar, si los maoríes costeros tuvieran menos artritis, ¿no significaría eso que los mejillones de labios verdes previenen la artritis? Entonces, ¿no deberían venderlo para prevenir la artritis? ¿Por qué asumirían que sería eficaz como tratamiento? Hay dos tipos comunes de artritis: osteoartritis y artritis reumatoide. La osteoartritis se clasifica como una artritis no inflamatoria, entonces, ¿por qué se espera que los antiinflamatorios funcionen para ella? La artritis reumatoide es una forma de artritis inflamatoria; pero si solo trata el dolor y la inflamación, eso significa que no recibirá los medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (DMARDs, acrónimo en inglés) que han demostrado su eficacia para ayudar a proteger las articulaciones del daño y la deformidad permanentes. Otro problema: las últimas estadísticas de Nueva Zelanda muestran que los maoríes tienen más probabilidades de tener artritis que los no maoríes.

Usos

Las personas toman estos suplementos para la artritis, el asma, el ADHD (Déficit de atención) y muchas otras afecciones. Pero, como dice WebMD, “No existe una buena evidencia científica que respalde ninguno de estos usos”.

Efectos secundarios

Es natural, por lo que debe ser seguro. ¿Correcto? ¡Equivocado!

Según WebMD, “el mejillón de labios verdes de Nueva Zelanda es POSIBLEMENTE SEGURO para la mayoría de las personas. Puede causar algunos efectos secundarios como picazón, gota, dolor abdominal, ardor de estómago, diarrea, náuseas y gases intestinales. En casos raros, puede causar problemas hepáticos”. Está clasificado como “posiblemente inseguro” para las mujeres embarazadas y no hay evidencia suficiente para evaluar la seguridad durante la lactancia.

¿Qué dice la ciencia?

Cuando comencé a buscar evidencia científica, el primer estudio que encontré fue bastante insignificante. Fue un pequeño estudio piloto de etiqueta abierta sin grupo de control. Es probable que los sujetos estuvieran predispuestos porque sabían cuándo estaban tomando la droga. Encontré muchos estudios en perros, caballos y ratas. Seguí buscando y pronto encontré un estudio aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo de ochenta humanos con osteoartritis de cadera y rodilla. Se encontró Lyprinol (un extracto patentado de Perna Canaliculus) “muy eficaz”. La evidencia fue confusa; estaba por todas partes, con algunos estudios que decían que funcionaba y otros que no.

Cuando diferentes estudios no están de acuerdo, el siguiente paso es una revisión sistemática. Afortunadamente, Edzard Ernst y Christopher Cobb ya habían hecho el trabajo pesado por mí. En su excelente revisión sistemática, encontraron medidas de resultado mixtas que no fueron concluyentes, “con solo dos de cinco ensayos controlados aleatorios que atestiguan los beneficios para los pacientes con reumatoide y osteoartritis”. ¿Su conclusión?

“Hay poca evidencia consistente y convincente, hasta la fecha, en el uso terapéutico de productos en polvo de mejillón de labios verdes liofilizados para el tratamiento de la osteoartritis o reumatoide, particularmente en comparación con otros suplementos nutritivos alternativos más baratos de eficacia probada. Sin embargo, se necesitan más investigaciones para determinar si los suplementos de mejillón de labios verdes, como Seatone, son opciones terapéuticas en el tratamiento de la artritis”.

Nunca mejor dicho. No lo compro.

Dr. Hall is a contributing editor to both Skeptic magazine and the Skeptical Inquirer. She is a weekly contributor to the Science-Based Medicine Blog and is one of its editors. She has also contributed to Quackwatch and to a number of other respected journals and publications. She is the author of Women Aren’t Supposed to Fly: The Memoirs of a Female Flight Surgeon and co-author of the textbook, Consumer Health: A Guide to Intelligent Decisions.

Scroll to top