Un testimonio decepcionante sobre la crioterapia de cuerpo entero

[This article is also available in English. Thanks to Pensar for the Spanish translation]

Como suscriptora del Reader’s Digest desde hace mucho tiempo, me encantan los chistes y disfruto de las historias, pero no confío en sus incursiones en la ciencia. Me molestó particularmente la sección “Lo probé” sobre crioterapia de cuerpo entero (CCE) en el último número (diciembre de 2021 / enero de 2022).

La escritora comienza diciendo que los médicos conocen el poder del frío desde hace años, como para curar una lesión. Pero como expliqué en un artículo anterior, la formación de hielo ha caído en desgracia. Nunca estuvo respaldada por pruebas sólidas y, de hecho, puede retrasar la recuperación.

Ella había escuchado que la CCE estimula el metabolismo y la circulación, acelera la pérdida de peso, alivia la depresión y la ansiedad, alivia la artritis y los dolores musculares, y mucho más. Ella reconoce que estos beneficios no han sido confirmados por datos científicos, pero quiere probarlos por sí misma.

¿Cómo podemos saber si un tratamiento es efectivo? Mucha gente piensa que deberíamos probar las cosas por nosotros mismos, y si nos sentimos mejor después, eso es prueba de que funciona. ¡No, no lo es! Si te sientes mejor después, no hay forma de saber si la mejoría se debió al tratamiento o si, sin tratamiento, hubiera ocurrido de todos modos. Las impresiones subjetivas y los testimonios son notoriamente poco fiables. La única forma de saber si un tratamiento es eficaz es realizar un estudio científico controlado para ver si hay mejoras más objetivas en el grupo de tratamiento que en el grupo de control.

No puedo enfatizar esto lo suficiente: probar algo por ti mismo es inútil para averiguar si un tratamiento es efectivo.

La escritora va a un spa donde pasa tres minutos en un tanque de lo que ella llama gas nitrógeno líquido. ¿Qué? Un líquido no puede ser también un gas. Describe la experiencia, diciendo que no sintió frío hasta la mitad del camino y luego la segunda mitad fue más tolerable de lo que esperaba.

Después, informó que su nivel de energía y estado de ánimo estaban por las nubes, y los dolores musculares que a menudo tiene en las piernas prácticamente habían desaparecido. Estos efectos positivos (que eran percepciones subjetivas, no efectos objetivamente mensurables) duraron veinticuatro horas.

Parecería que ella no sabe nada sobre los efectos placebo o sobre las debilidades de la psicología humana. No debe estar al tanto de la explicación del difunto Barry Beyerstein de por qué las terapias falsas a menudo parecen funcionar. Y, obviamente, no ha leído Skeptic’s Guide to the Universe de Steve Novella y no sigue el blog de Science-Based Medicine (SBM) o al Skeptical Inquirer.

La revista Skeptical Inquirer y el blog de SBM han tratado el tema de la crioterapia. Dejan en claro que faltan pruebas sobre su validez. Algunos beneficios potenciales son al menos plausibles; otros no lo son. Y hay informes de efectos nocivos graves, incluida la congelación y al menos una muerte.

Ella recomienda consultar a tu médico antes de probarlo, y menciona el costo de 50 a 100 dólares por sesión y la necesidad de ir dos o tres veces a la semana para obtener mejores resultados. (¿Cómo podría saber que eso dará los mejores resultados?)

Su conclusión realmente me dejó estupefacta: “En cuanto a mí, a pesar de la falta de evidencia científica de que funciona, volveré por más”.

¡Ufff! Me contendré y trataré de no responder con insultos o blasfemias. Ella no es una mala persona, solo está desinformada, mal informada o con poca educación.

Como dije en otra parte: “La medicina basada en la ciencia no desalienta el uso de medidas de confort. Solo desalienta a los pacientes a que utilicen medidas de confort bajo la falsa impresión de que se ha demostrado que aceleran la curación “.

Y aquí hay algunas citas de comentaristas en el sitio web de SBM:

“Uno puede experimentar dolor lumbar [lumbalgia] y buscar una variedad de tratamientos concomitantes. Si los síntomas mejoraron, la única conclusión que se puede sacar es que los síntomas mejoraron. Los síntomas pueden haber mejorado sin ningún tratamiento o como resultado de uno de los tratamientos, o como resultado de dos o más tratamientos. Es una condición (en gran parte) subjetiva y un juicio subjetivo del estado de alivio sintomático. Lo que no se puede decir es: ‘Tenía dolor lumbar, tomé tintura de tritón, mejoré’”.

“Uno puede percibir un beneficio subjetivo, pero hay que tener cuidado al juzgar la magnitud e incluso la realidad de ese beneficio, y mucho menos atribuir causalidad. Y de ninguna manera se puede generalizar”.

“A los seres humanos nos es difícil lograr entender las muchas fallas lógicas y perceptivas que impiden nuestra comprensión de la realidad, pero [el defensor de CCE dice] creo que debería ignorar esa comprensión ganada con esfuerzo y seguir mis percepciones”.

Conclusión: una decisión tonta

No la culpo. La compadezco y culpo a sus maestros por no darle una mejor educación en ciencias y pensamiento crítico. ¡Y qué vergüenza para el Reader’s Digest por publicar su testimonio en la sección “Lo probé”! Sin duda, animará a algunos lectores a probar la CCE por sí mismos. Solo se engañarán a sí mismos y perderán tiempo y dinero.

Dr. Hall is a contributing editor to both Skeptic magazine and the Skeptical Inquirer. She is a weekly contributor to the Science-Based Medicine Blog and is one of its editors. She has also contributed to Quackwatch and to a number of other respected journals and publications. She is the author of Women Aren’t Supposed to Fly: The Memoirs of a Female Flight Surgeon and co-author of the textbook, Consumer Health: A Guide to Intelligent Decisions.

Scroll to top